↑ Volver a Personas

Imprimir esta Página

Padre Alfonso Alvarado M.

Padre Alfonso Alvarado Manrique

El P. Alfonso, el “señor cura” como lo llamaban su feligreses, es uno de esos hombres que Maipú lo ha hecho suyo. Permanece en la memoria de varias generaciones y su labor marcó el desarrollo de la comuna.

Fue el pastor de la Parroquia Nuestra Señora del Carmen, la parroquia de Maipú, desde 1941 hasta 1972. Fueron 31 años de una intensa labor pastoral en un pueblo que crecía rápidamente. Incorporó a los laicos en el trabajo pastoral y social, anticipándose a las actuales pastorales. Recordadas son la Legión de María, la Conferencia de San Vicente de Paul, los Corazones y Almas Valientes (grupos de niños), el Coro, el Grupo de Acólitos, el Grupo juvenil, la misiones a los lugares rurales de Maipú. Con sabiduría introdujo las orientaciones y enseñanzas del Concilio Vaticano II, tanto en la Liturgia como en la nueva visión de la Iglesia. No descuidó la atención de los enfermos ni la presencia en las capillas rurales de Rinconada y Las Farfanas. Preocupado de todas las dimensiones humanas, organizó cada año el tradicional paseo a Cartagena, única oportunidad para muchos habitantes de Maipú de visitar o conocer el mar.

En el plano de la promoción social, fundó la Escuela Parroquial y la Cooperativa de Ahorro y Crédito. Aprobó y apoyó la iniciativa de un grupo de jóvenes universitarios y profesionales que, inquietos por la falta de educación media para los adultos, crearon una escuela nocturna para ellos. Este centro educacional funcionó en la Escuela Parroquial y los profesores fueron los mismos jóvenes que la crearon. Esta iniciativa fue la base para la primera Escuela Media de Adultos de la comuna y hoy es la tercera jornada del Liceo “José Ignacio Zenteno”, administrado por la I. Municipalidad.

El P. Alfonso fue un testigo fiel de Jesucristo y de su Iglesia en Maipú, siempre acompañado por su hermana, la “señorita Adriana”. Su presencia en todas las actividades de la comuna fue constante, ganándose el cariño, el respeto y la admiración de todos los habitantes y de sus autoridades, aun de las no católicas.

Después que dejó de ser párroco, siguió ligado a la comunidad. Vivió, hasta pocos años antes de morir, frente a los muros de su antigua parroquia. Falleció el 6 de mayo de 2007, dejando el testimonio de un sacerdote entregado fielmente a su vocación y a su ministerio.

Enlace permanente a este artículo: http://www.maipupatrimonial.cl/mp/?page_id=254

visita capilla_popup